jueves, 19 de diciembre de 2013

Scouting: Real Madrid Castilla

Relevo y cambio total. La llegada de Manolo Díaz al Castilla, en detrimento de Alberto Toril, ha regenerado ambición y hambre de fútbol en la plantilla blanca. El escenario del cambio de entrenador conlleva un plus de mentalidad y ganas de demostrar las prestaciones potenciales. Los que juegan para evidenciar que se les debe dar continuidad; los menos habituales para manifestar que están a la altura. Diez de doce puntos. En dinámica positiva.

El esquema habitual del Real Madrid Castilla con Manolo Díaz a los mandos es un 1-4-4-2 muy marcado. Un dibujo que en la mayor parte del partido se mantiene con una estructura simétrica, con bandas que se desenvuelven a pie natural y que buscan normalmente dar amplitud.

Solvencia defensiva


La baja eficacia en labores defensivas era una tarea subrayada que Manolo Díaz debía subsanar. Como remedio, el equipo defiende muy junto y asiduamente en campo propio, ya que los delanteros y los extremos repliegan y reducen espacios entrelíneas. El coeficiente de goles encajados se cifra en 0,5 % por partió desde el relevo en el banquillo. A partir de ahí, la salvación de está convirtiendo en una meta real.

Falta de referente


La apuesta del filial madridista continúa basándose en un modelo de juego que confiere peso al marco ofensivo y a iniciar desde atrás. De los centrales, Llorente posee mejor salida y es atrevido para, incluso, salir en conducción; Cabrera erra más en pases pero el perfil zurdo le facilita la salida por fuera. Si el Córdoba consigue presionar y tapar la base de la jugada, el Castilla la romperá y ahí sufren. No tienen un “9” que juegue de espaldas, que aguante para que se incorpore la segunda línea.

Particularidad en los puntas


Casi con total seguridad, Borja García y De Tomás serán de la partida ocupando las dos posiciones teóricamente más adelantadas. Por cualidades y prototipos de futbolista, ambos se muestran participativos y no permanecen pasivos ejerciendo de referentes. Ello provoca que los extremos se encuentren en algunas ocasiones por delante de los delanteros. No obstante, Borja García se escalona con mayor frecuencia para ser el eslabón en tres cuartos.

Posible once


Lo mejor


Equipo seguro y eficaz desde la llegada de Manolo Díaz.

Lo peor



Falta de un “9” goleador