viernes, 29 de marzo de 2013

La temporada de la ilusión

La confección de plantilla del Sabadell presagiaba una campaña para estar con los mejores. Fichajes, como Aníbal y Gato por ejemplo, que habían marcado diferencias en sus respectivos equipos. Un año que fructificara el asentamiento del conjunto arlequinado en la Liga Adelante tras jugar el curso pasado bajo el rol de recién ascendido. En definitiva, una campaña para retornar a la Primera División, ya que aquella temporada 1987-1988 queda muy lejos. Las próximas jornadas marcarán si el Sabadell va a pelear hasta el final por los playoffs o va a pasar el resto de la temporada sin incentivo alguno.

El esquema habitual del Sabadell es el 1-4-3-3, con unas señas de identidad que manifiestan la experiencia como futbolista de Lluís Carreras en Can Barça. La idea del conjunto catalán sigue siendo aglutinar la posesión de partido y marcar el tempo del encuentro. Pero existen matices con respecto a la temporada pasada, en la que pecó de inocente en momentos puntuales. Se ha convertido en un equipo que alterna el buen juego con fases más pragmáticas, sin complejos si hay que retrasar la línea, esperar al rival y romperla arriba si la presión contraria mina la posibilidad de jugarla desde atrás con plena seguridad.




Problemas en defensa


El Sabadell acumula 4 jornadas sin conocer la victoria, y en ninguna de ellas ha dejado la puerta a 0. Es más,  ha encajado 11 tantos en dichos encuentros. El equipo arlequinado llega en el peor momento defensivo de toda la temporada, ya que los problemas no quedan ahí. Tortolero y Óscar Ramírez (sanción) y Goni (lesión) son bajas para el partido en el Nuevo Arcángel. A buen seguro, la línea de cuatro quedará conformada de derecha a izquierda por Toni Lao, Pablo Ruíz, Abraham Paz y Samu. Centrales muy lentos y con serios problemas si se ven obligados a salir de sitio, con un lateral izquierdo (Samu) que está notando el salto de categoría y al que le cuesta en exceso cerrar y evitar el pasillo interior. Defender en pocos metros con las líneas muy juntas es la vía para achicar espacios al rival y paliar esos desbarajustes defensivos.


Lanza, palabras mayores


Manu Lanzarote es el jugador que asume la responsabilidad y que marca diferencias partiendo desde la banda derecha. Tras la lesión volvió más fuerte y ambicioso que nunca y su titularidad fue cuestión de tiempo. Es zurdo, por lo que el regate natural y lógico es hacia dentro buscando la diagonal que posibilite la asociación con un compañero o el disparo, normalmente de empeine interior al palo largo. No obstante, también maneja el irse por fuera y llegar a línea de fondo. Sin duda, ante su posible fichaje por el Espanyol a inicios de esta campaña, ha sido la mejor incorporación del Sabadell.

Variedad en el "9"


Dos nombres propios, salvo sorpresa mayúscula, opositan a ser el delantero titular frente al Córdoba: Aníbal Zurdo y Ulises Dávila. Dos futbolistas muy diferentes cuyas prestaciones, evidentemente, difieren. De un lado Aníbal, ex Guadalajara, cumple facetas de nueve referencia. Su apariencia estética engaña ya que es un jugador que aguanta a la perfección de espaldas y tiene calidad para asociarse con sus compañeros. Por otro lado, el mexicano Uli Dávila falsea esa posición de nueve y tiene mucha mayor libertad de movimientos. Busca protagonismo, incrustándose en zona de medios e incluyo cayendo a banda. Así pues, la elección de Carreras condicionará el ataque del Sabadell.