viernes, 26 de abril de 2013

Las dos caras de la moneda

A punto estuvo Sergio Lobera de ser destituido como entrenador de la UD Las Palmas. Eliminatoria copera:  si el equipo caía eliminado frente al Racing se daba por sentada la salida de Lobera. Solventó la papeleta y supuso un punto de inflexión en la plantilla. La afición pasó en cuestión de dos meses de caer en el pesimismo, traducido en una campaña más peleando por no descender, a un espíritu esperanzador en concordancia al nivel que iba mostrando el equipo. A falta de 7 jornadas, en palabras de Sergio Lobera, "no ascender sería una desilusión". 

El esquema de partida de la UD Las Palmas es un 1-4-4-2. Es el dibujo inicial, pero muy cambiante a lo largo del encuentro ya que la versatilidad de los hombres de la medular y del ataque se lo permite. Los principios están muy claros, saben a lo que juegan. El equipo continúa siendo ambicioso pero ese juego exquisito y asociativo a principios de campaña se ha convertido en un fútbol más pragmático e incluso directo en fases puntuales de partido. 



La columna vertebral canaria


Espina dorsal muy fuerte. Un líder por línea, un mandamás que contagia y hace crecer a sus allegados. De atrás hacia adelante, Barbosa. Su mejor temporada, salvando acciones clave para su equipo. Actúa en ocasiones de líbero a una defensa adelantada, donde Murillo ordena la línea a trazar. Es el mejor central de la categoría, por proyección y por rendimiento. Muy rápido al cruce, con salida de balón y potente en el juego aéreo. Nauzet ha sido convertido a mediocentro, pero con mucha llegada y libertad. Es solidario, pero sufre en materia defensiva. Y Thievy viene demostrando que la Liga Adelante le queda pequeña. En definitiva, conforman un soporte óptimo para alcanzar el éxito. 

Los laterales, baza a explotar


Suponen el matiz más débil de la UD Las Palmas. Se intentó remediar con el fichaje de Atouba, pero el camerunés no ha cumplido con las expectativas. Pignol en el perfil diestro y Dani Castellano en el siniestro. De vocación ofensiva, sobre todo Castellano, pero con una premisa clara: los dos laterales no suben (ver imagen). Los extremos juegan normalmente a pie cambiado, y ello posibilita que la diagonal trazada por el jugador de banda habilite un carril exterior para la incorporación de ambos. 

La perfección en el contragolpe


Se ha potenciado en el último tramo liguero. El equipo canario se ha convertido en un conjunto contragolpeador, un conjunto que se siente cómodo bajo el rol de dominado. Los buenos pasadores, como Nauzet y Hernán, y los grandísimos corredores, como Thievy y Vitolo, conforman un cóctel explosivo difícil de sostener y al que no le es necesario madurar la jugada. En dos o tres latigazos se plantan en área contraria. Como acreditación, basta comentar que los de Lobera son el 3er mejor visitante de la categoría. Una prueba más del óptimo rendimiento a pesar de no ser el protagonista y no marcar el tempo del partido.

Lo mejor


La riqueza y la variedad en los hombres de ataque. Habla por sí solo: Thievy, Vitolo, Chrisantus, Nauzet, Tato, Momo, Javi Guerrero y Andy Pando. Un potencial descomunal.

Lo peor


El rendimiento de la defensa, a excepción de Murillo. En las últimas 6 jornadas solamente han encajado 2 goles, pero las dudas atrás siguen siendo palpables, sobre todo agudizadas en los laterales.