viernes, 14 de septiembre de 2012

El Alcorcón al detalle

El Córdoba visita Santo Domingo para intentar conseguir su segunda victoria en lo que llevamos de campeonato y dar continuidad a la racha que hasta el momento lo mantiene imbatido fuera de casa, aunque es cierto que aún no ha ganado lejos de la ciudad califal. El Alcorcón es un equipo que ha mantenido a 11 futbolistas del año pasado, por lo que la renovación en la plantilla ha sido considerable. Además, el elegido para sustituir a Anquela ha sido Bordalás, que se enfrenta a un gran reto tras los números conseguidos la pasada temporada por el equipo alfarero.

El esquema habitual del Alcorcón es el 1-4-2-3-1, aunque no se trata de un dibujo táctico fijo ya que la movilidad de los hombres de arriba es una de las principales armas del equipo madrileño. Se trata de un equipo que alterna el tipo de presión que realiza según las diversas fases del partido, pues en ocasiones busca al rival con una línea muy adelantada, o bien opta por retrasar la línea defensiva y esperar rezagado al contrario.

En portería es indiscutible Manu Fernández, que tras su estancia en el Recreativo el pasado curso parece haber encontrado continuidad nuevamente. Es un portero muy dubitativo, que sufre muchísimo a balón parado. No destaca precisamente por el buen juego con el balón en el pie, por lo que no se suele complicar. Hasta el momento está teniendo buenas actuaciones en el Alcorcón.

En la línea defensiva, lateral derecho para Nagore. Es un futbolista que vive todos los balones con mucha intensidad (3 amarillas en 4 partidos) y que se incorpora bien al ataque. Pareja de centrales para Babín, jefe de la zaga con unos galones que van a más en el equipo alfarero, y presumiblemente Calahorro, con una buena salida de balón que le permite hacer las veces de mediocentro pero que arrastra molestias que le impidieron estar en Canarias (su lugar lo ocupó Víctor Laguardia). En el lateral izquierdo Ángel Sánchez, típico lateral de Segunda División muy regular, ya que en los partidos malos del equipo suele ser de lo más destacado y cuando el equipo anda bien casi nunca se resalta su presencia.

En la medular doble pivote indiscutible para Rubén Sanz y Sergio Mora, un centro del campo que no destaca por nada en especial pero que conforman un tándem muy aseado. Es su 4º año juntos en tierras madrileñas, por lo que los desequilibrios tácticos rara vez hacen presencia en línea de medios. Especial cuidado hay que tener con Mora en las jugadas a balón parado, ya que posee un toque muy sutil y preciso.

Por delante, línea de tres medias puntas caracterizada por la libertad de movimientos por lo que realmente no mantienen una posición fija. En la parte derecha Kike López, un futbolista de poco peso y con un centro de gravedad  bajo, lo que le permite realizar acciones muy eléctricas y rápidas. En la izquierda Fernando Sales, no tiene la condición física de antaño pero le sobra calidad para desequilibrar el partido en cualquier acción de ataque. Hay que aprovechar que no siempre baja a apoyar en defensa a Ángel Sánchez. Y partiendo teóricamente desde el centro Juli, que disputó su primer partido como titular frente a la UD Las Palmas y lo hizo a buen nivel. Además, en Copa salió faltando doce minutos y materializó uno de los goles del equipo madrileño. Es un futbolista muy inteligente y que se sabe mover en "tierra de nadie", aún más con la libertad de movimientos anteriormente comentada.

Y de referencia Oriol Riera, a priori suplente de Quini pero que se está haciendo un hueco en el 11 de Bordalás. Los últimos 4 goles del equipo madrileño han tenido la firma del catalán, con el inclusive de que sabe aguantar muy bien el balón de espalda esperando a que la peligrosa segunda línea del Alcorcón llegue a las inmediaciones del rival.

JUGADOR A SEGUIR: Oriol Riera. Hasta ahora, el máximo goleador de la categoría. Viene en racha y de los últimos 4 goles del equipo madrileño han sido obra del catalán Oriol Riera. Es la referencia del Alcorcón, incluso arrebatando la titularidad a Quini. Además, en ocasiones baja a recibir para desahogar el juego.

PELIGROS: El arma principal del Alcorcón de Bordalás es una transición defensa-ataque muy rápida. Para ello, el técnico dota de total libertad de movimientos a los hombres de arriba, lo que provoca cierto desconcierto para las defensas contrarias. Otro aspecto a tener en cuenta es el juego a balón parado, donde Mora monopoliza prácticamente la mayoría de las jugadas de estrategia del equipo alfarero.

CLAVES: La clave del partido es que el equipo blanquiverde reafirme sus señas de identidad y domine la posesión, en un campo muy complicado y en el que jamás ha puntuado. Hay que tener mucho cuidado y trazar bien la línea defensiva que marcará el posible fuera de juego, ya que el equipo blanquiverde juega con una defensa adelantada y se enfrenta a un equipo que busca muy bien los espacios muertos que se quedan a la espalda de la zaga