jueves, 10 de octubre de 2013

Scouting: CD Lugo

El Anxo Carro, la próxima estación. El Córdoba visita uno de los estadios más complicados de la categoría, no por masa –aunque aprieten los asistentes- sino por las actitudes y aptitudes que muestra el Lugo como local. Imponer un ritmo frenético en los primeros compases será la premisa lucense, ya sorprendió así al Real Jaén y a la UD Las Palmas. El curso pasado, Quique Setién consiguió salvar la categoría holgadamente con un equipo descarado y sin complejos. Consolidarse y soñar, en ese orden, los incentivos. 

El esquema habitual del CD Lugo es un 1-4-2-3-1, muy marcado e inamovible en condiciones naturales. La filosofía de juego está trabajada, saben a lo que juegan –lo que supone una garantía- y sus movimientos, netamente automatizados, tienen sentido. En materia defensiva, normalmente esperan a tres cuartos para elegir el momento de adelantar líneas y reducir espacios, situándose en 1-4-4-2 con Álvaro Peña y Rennella en paralelo.


Fútbol control


Como principio inapelable, jugar desde atrás inclusive Dani Mallo. La salida de balón comienza con una línea de tres, en la que Dani Mallo echa el balón al piso, siendo el vértice retrasado, y los dos centrales se abren. Seoane y Pita, que conforman el doble pivote, se ofrecen entre los centrales –normalmente en diagonal-. Si resulta imposible jugar en corto, queda la salida media-larga con los laterales o larga buscando la prolongación de los hombres de arriba, organizada con la gradación descrita.  


Extremos por dentro, laterales por fuera


La gran variación, al menos hasta la fecha, con respecto al año pasado se basa en el rol que desempeñan los extremos. Con Pablo Álvarez y Tonetto, Setién buscaba amplitud y ganar línea de fondo. Frente al Córdoba, Pablo Sánchez e Iván Pérez serán casi con seguridad de la partida. Como elemento dispar, se perfilan a pie cambiado y buscan las diagonales y el juego combinativo. Así, los laterales (De Coz en la diestra; Manu en la siniestra) deben proyectarse y hacer ancho al equipo, ya sea de modo activo, participando en la jugada; o de modo pasivo, fijando a la marca a fin de despoblar zonas interiores.


Factor Rennella


Enzo Rennella se enfrenta al que fue su equipo durante una campaña y ello supondrá un acicate en el aspecto emocional. Es un tipo singular, con condiciones técnico-tácticas óptimas y con un carácter muy particular. La tutorización y los consejos pueden marcar su trayectoria, a corto, medio y largo plazo. En lo deportivo está enchufado, con un nivel de confianza considerable. Juega de “9”, pero baja a recibir pues es apto en el asociativo. Sus pases interiores al espacio ya han creado quebraderos de cabeza a las zagas rivales, unido al matrimonio con el gol desde que empezó la temporada. Habrá que encimarle. 

Posible once 


















Lo mejor 


Personalidad muy definida. 


Lo peor 


Por detrás en el marcador, arriesgan y sufren en el ida y vuelta.

La figura

Carlos Pita González (08/12/1984, A Coruña) es uno de los hombres de confianza de Quique Setién. No tiene el impacto mediático de un atacante, pero si está disponible lo juega prácticamente todo. En el mediocentro, junto a Seoane, conforman uno de los dobles pivotes más completos de la categoría. Pita luce más, pero también es solidario en el aspecto defensivo. Tiene recorrido, es un todoterreno y ya ha anotado un gol en este curso. Un futbolista muy interesante.