viernes, 9 de noviembre de 2012

La SD Ponferradina, al detalle

El Córdoba visita el estadio El Toralín el próximo domingo 11 a las 16 horas con la idea de sacar los tres puntos lejos de tierras cordobesas. La Ponferradina, un recién ascendido tras el descenso de hace dos campañas, ha confiado en Claudio Barragán para intentar mantener la categoría este año. Para ello, la secretaría técnica berciana ha confeccionado una plantilla con mimbres de experiencia en la categoría para no pasar apuros, tales como Lafuente, Wellington Silva y Urko Vera, entre otros. No estará disponible Carlos Ruíz, baja por sanción.

El esquema habitual del equipo de Barragán es un 1-4-4-2, basado en un equipo con equilibrio, bien armado defensivamente (sobre todo en casa, con 5 goles en contra en 6 partidos) y que repliega las líneas de manera paulatina para reducir al máximo los espacios al rival. Además, es una plantilla trabajada tácticamente, defendiendo con marcaje mixto los lances a balón parado y ofreciendo una gran diversidad de jugadas en ataque tanto en faltas laterales como en saques de esquina.

En portería, Santamaría ha vuelto a los terrenos de juego tras su lesión ganándose el puesto de titular en la meta berciana. Sus dos actuaciones en liga este año se han saldado con nota, aportando seguridad a su línea defensiva y salvando a su equipo en ocasiones puntuales. Sobre todo en la victoria de la Ponferradina al Hércules (1-0).

La línea defensiva estará formada en el lateral derecho por Carpio, con experiencia en la categoría tras su paso por el Elche. Es un portento físico en la banda derecha incorporándose constantemente al ataque, unido a que rara vez comete errores defensivos. Pareja de centrales para Samuel y Robusté, ante la baja por sanción de Carlos Ruíz. El cántabro Samuel fue una pieza fundamental para conseguir el ascenso el año pasado en los esquemas de Claudio Barragán, por lo que tiene la total confianza del técnico. No es un central caracterizado por la contundencia. Robusté, el año pasado en el Xerez, es un central con buena salida de balón. En el franco izquierdo Nano, un extremo reconvertido a lateral. Suele incurrir en desequilibrios tácticos, aunque cuando se incorpora al ataque genera bastante peligro.

En la línea de medios, Juande y Jonathan Ruíz formarán un tándem sobre todo defensivo . Juande, que vuelve tras cumplir ciclo de amarillas, está encontrando la continuidad que anhelaba y es el encargado de dar equilibrio entre líneas. A su lado, Jonathan Ruíz posee algo más de libertad para incorporarse al ataque, pero lo cierto es que su función principal también es dar consistencia a la medular berciana. En la banda derecha, Acorán dará profundidad por banda y mucha llegada a puerta, pues el año pasado materializó 9 tantos. Tirado al costado izquierdo Lafuente, un jugador muy dinámico y que busca asiduamente las diagonales. Ha perdido algo de velocidad, pero sigue siendo un puñal por banda incluso con olfato goleador, pues es el segundo máximo goleador del equipo con 3 dianas.

Como dos puntas de referencia Máyor y Yuri, aunque suelen escalonarse a lo largo del partido para contribuir en la circulación de balón de la Ponferradina. Máyor es un portento físico que aparenta ser el clásico jugador tosco y torpe, pero lo cierto es que tiene calidad y sobre todo mucha llegada (2 goles). Y el brasileño Yuri es el ídolo de la afición berciana tras cinco temporadas, contando la actual, dando todo por el club. Es el máximo goleador del equipo esta temporada

JUGADOR A SEGUIR: Yuri. El brasileño a sus 30 años parece estar en mejor momento que nunca. El año pasado fue el máximo goleador de la Ponferradina con 23 goles, siendo pieza clave en el retorno a la Liga Adelante. Este año ya lleva 6 dianas, pero no solo aporta goles ya que se trata de un jugador muy completo. Además, su carácter contagia a su equipo creando un feeling especial con la afición.

CLAVES: El Córdoba debe tener mucho cuidado en las acciones a balón parado. El equipo de Barragán trabaja muy bien los libres directos, con una gran variedad de jugadas desde todos los perfiles (sobre todo saques de esquina). La Ponferradina se convierte en un equipo muy peligroso por delante en el marcador al contar con mimbres para jugar a la contra, con el inclusive de ser un equipo que rentabiliza muy bien sus goles.